GEACOACH

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta
Últimas entradas

Podemos decir que “creencias” es unconjunto de normas que organizan nuestra percepción de ver las cosas, bajo las que vivimos y actuamos.Existen dos tipos de creencias: las creencias potenciadoras y las limitadoras.

El "yo no he nacido para poner mi propio negocio" o "yo no soy una persona emprendedora", son creencias que tienes programadas en tu mente y aunque si podemos discutir si soy o no soy emprendedor; lo que si es cierto es que son creencias que nos bloquean hacia nuestra Meta y hacen que no tomemos acciones para conseguir nuestros sueños.

Por ejemplo, no es el problema la falta de dinero para poner tu propio negocio, sino lo quecreessobre el dinero es lo que hace no ponerte en marcha.

Pensamos que cuando tengamos dinero lograremos nuestros sueños de poner nuestro propio negocio. Lo que estas haciendo, pensando así, es buscar una justificación y no asumir tu responsabilidad.

Por tanto saber esto es saber que depende de nosotros lo que pensamos sobre el dinero, es decir, depende de nosotros poder transformar esa creencia que no nos ayuda a avanzar, por otra creencia que sí nos ayude a lograr nuestros objetivos.

Por tanto si de verdad tienes un sueño de poner tu propio negocio, entonces ya te habrás puesto en marcha, sino es así, es que estás boicoteándote sobre la creencia sobre el dinero.

Si ya has identificado esta creencia como algo que te está limitando en tu avance de tu emprendimiento, estás en buen camino, ¡enhorabuena!, has tomado conciencia de lo que te pasa. El siguiente paso es tener voluntad de cambiar esa creencia y disponer de herramientas para transformarlas. Te propongo lo siguiente: enfocándote en acciones y comportamiento que dependan exclusivamente de ti conseguirlo, por ejemplo: en la idea del negocio en lugar de la falta de dinero. Esto te ayudará a estar más motivado y por tanto a avanzar hacia tu sueño. Otra cosa que te propongo es que transformes la creencia que te  limita sobre el dinero en otra creencia que te ayude a avanzar, contestándote a las siguientes preguntas:

¿Cuál sería la nueva creencia opuesta positiva que correspondería a la actual creencia negativa que tienes actualmente sobre el dinero?

¿Cómo puede mejorar tu vida con la creencia nueva?

¿Qué es lo peor que te puede pasar si continúas con la creencia de siempre negativa sobre el dinero?

¿Qué es lo mejor que te puede pasar con la nueva creencia?

  Además, te propongo que a lo largo de tu proceso de emprendimiento camines de la mano de un Coach que te ayude a conocer y a gestionar tus emociones y así poder superar más fácilmente tus creencias que te estén limitando, de esta manera podrás tomar las decisiones más acertadas.

Continuar leyendo
Visitas: 731 0 Comentarios
0

Publicado por en en Blog

   "Todo lo que deseas está al otro lado del miedo..."
Esta frase tan acertada fue escrita por Jack Canfield, un autor norteamericano experto en motivación.

   El miedo nos acompaña a lo largo de nuestras vidas y va tomando formas diferentes; de pequeños tenemos miedo a la oscuridad, en la adolescencia nos da miedo el rechazo social, y de mayores tenemos miedo a enfrentarnos a la realidad y, sobre todo, a enfrentarnos a nosotros mismos.

   Tener miedo nos lleva a adentrarnos en un callejón sin salida donde lo que nos paraliza cada vez es más grande. ¿Cuántas cosas hemos dejado de hacer por miedo? ¿Qué haríamos si no tuviéramos miedo? ¿A qué le tengo miedo?

   Preguntas como estas pueden ayudarnos a empezar la reflexión, porque el autoconocimiento es la clave de una vida exitosa.
Vivimos rodeados de estímulos. Nos comunicamos de una manera frenética y, a veces, compulsiva. Respondemos mensajes de texto, whatsapp, tweets, email, pero dejamos poco tiempo para respondernos a nosotros mismos. Nos asusta hacernos preguntas, nos da miedo.

   En coaching trabajamos el miedo. Es uno de los puntos clave del crecimiento personal. Por eso es básico conocer nuestros miedos, ponerlos nombres y, lo más importante, partirlos en pedacitos. Cuando los convertimos en pequeñas porciones de miedo, las posibilidades de vencerlo son más numerosas. Esa es la clave, y los profesionales de la psicología y el coaching lo sabemos muy bien.

   Hay un ejemplo muy gráfico sobre el miedo. El esquiador inexperto que se enfrenta a una pendiente amenazante. ¿Qué puede hacer?. Partir su descenso en trocitos, en etapas. Así, superarlas una a una le ayudará a conseguir su objetivo. Si se plantea bajar de una vez, el miedo le paralizará e, incluso, pondrá en riesgo su vida.

   Tomar conciencia de lo que me ayuda a crecer y lo que me frena es el primer paso para avanzar. De nada sirve esquivar esta primera etapa y lanzarse al mundo, sea real o virtual.
Si pretendo trabajar mi marca personal con rigor lo primero es saber quién soy yo y que quiero mostrar a los demás. Es necesario actuar con coherencia, es decir, hacer lo que digo. Sin esta coherencia, pronto descubrirán nuestra máscara.

   Conócete a ti mismo, bucea en tu interior y descubre tus tesoros. Y cuando aparezcan los miedos, pártelos en cachitos, no te dejes asustar por la sombra que proyecta tu miedo.

   Recuerda, todo lo que deseas está al otro lado del miedo. En coaching lo sabemos bien y las sesiones te ayudarán a objetivar las cosas. El primer paso es conocerse y poner nombre a nuestros miedos. Lo demás resulta más fácil.

   Aquí va mi pregunta de hoy: ¿Cuándo vas a empezar a partir tu miedo en cachitos?

Continuar leyendo
Visitas: 818 0 Comentarios
0